Kepa, nueva víctima de la cárcel

Desde diversas instancias venimos denunciando la aplicación extrajudicial de la pena de muerte en las prisiones españolas como consecuencia de la buro-represión, es decir, de una lógica perversa y sutil que provoca finalmente la muerte de muchas personas presas, como puede haber ocurrido en el caso del preso vasco Kepa del Hoyo, muerto en la cárcel de Badajoz. Una muerte, aparentemente, por “motivos naturales”, de una persona joven que, si estuviera cumpliendo su condena en las condiciones de respeto a sus derechos reconocidos por la ley, posiblemente hoy, estaría viva. La capacidad que el estado tiene de funcionar al margen de la ley, con total impunidad en unos casos, y la interpretación y aplicación de la ley penitenciaria, como arma o instrumento de castigo por encima de todo, frecuentemente, llevan a desenlaces fatales como éste.

Si no hubiera sido un preso vasco que por suerte cuenta con respaldo político, familiar y social, la administración carcelaria hubiera simplemente ocultado esta muerte, como ha hecho con miles de personas presas fallecidas en las cárceles durante los últimos 30 años. Así lo ha documentado y denunciando la Coordinadora Estatal para la Prevención y Denuncia de la Tortura en sus informes anuales. Pero lo que el Estado hace habitualmente es armar una versión perversa, frívola y auto-justificadora de los hechos y difundida a través de las empresas mediáticas hegemónicas, resaltando el hecho de “estar haciendo deporte” y subrayando, al explicar su versión de lo ocurrido, cuestiones que nada tienen que ver con lo acontecido, como “los muertos que se le han imputado”.

El Gobierno Español, para nada destaca lo que le concierne y, de hecho, le implica. Kepa cumplía condena lejos de su familia y de su lugar de residencia habitual. Vivía la preocupación por sus allegados ante el riesgo de accidentes en los viajes para las visitas. La longitud de la condena, y el largo tiempo en prisión, suponían un deterioro en su estado de salud. Las condiciones infrahumanas de encarcelamiento en España, continuamente denunciadas en y por instancias internacionales y sistemáticamente acalladas, suponían para él un sufrimiento añadido no contemplado por la ley. La acumulación de todos estos factores, son una inyección de estrés permanente en las personas presas que, aumenta el riesgo de patologías físicas y mentales con resultado de muerte.

Evitar el genocidio carcelario debería ser un tema estelar en los “pactos de estado” entre partidos políticos que se autodenominan democráticos. Sin embargo, en su construcción perversa de la realidad, éstos tienen otras prioridades, como, por ejemplo, la unidad de la patria española. Y es que, al estado, únicamente le preocupa cómo ocultar las muertes de personas bajo su custodia, negando su posible responsabilidad en las mismas, cuando no, despreciando a sus víctimas y a los familiares de las mismas. Enviamos nuestras condolencias y solidaridad a la familia de Kepa del Hoyo e invitamos a todo el mundo a manifestarlo en los actos de homenaje.

 

Salhaketa y Torturaren aurkako Taldea (TAT) presenta el informe de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) correspondiente al año 2016

Por decimotercer año consecutivo, la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) presenta su informe anual sobre los casos de tortura, malos tratos y muertes bajo custodia conocidos en el Estado español. En este nuevo informe se han mantenido los mismos criterios que en los informes anteriores con el objeto de facilitar una perspectiva sobre la evolución de la práctica de la tortura en este Estado. En el informe de este año recogemos 117 situaciones en que se produjeron agresiones, torturas y/o malos tratos a un total de 259 personas.

Estas agresiones se produjeron sobre personas bajo custodia de los funcionarios (comisarías, cuarteles, prisiones u otros centros de privación de libertad) y/o en el transcurso de intervenciones policiales (represión de manifestaciones, etc.). Estas cifras no coincidirán con el número de causas penales abiertas por tortura y/o malos tratos, dado que un mismo caso o situación puede dar lugar a una o a varias causas judiciales. Como en años anteriores, no se han tenido en cuenta todas las denuncias de torturas y/o malos tratos de las que se tuvo conocimiento durante el año 2016: algunas han sido excluidas del informe por petición expresa de las personas afectadas, otras porque la información recibida era insuficiente o no estaba totalmente contrastada. También hay que tener en cuenta que un importante número de casos de tortura y/o agresiones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) o Funcionarios de Instituciones Penitenciarias (FIIPP), no se denuncian nunca, ni ante los tribunales de justicia ni ante ninguna otra instancia, pública o privada, especialmente por parte de colectivos como el de las personas migrantes y/o presas, u otros de especial vulnerabilidad social como las personas sin hogar, etc.
En los 13 informes presentados por la CPDT entre los años 2004 y 2016 hemos conocido 3.378 situaciones en las que 8.071 personas se vieron afectadas.

Adjuntamos resúmenes en euskera y castellano.

Resumen info 2016

Resumen info 2016.Euskara

Informe completo: http://www.prevenciontortura.org/Resumen info 2016.EuskaraResumen info 2016

José Adrián Poblete Darre en huelga de hambre

José Adrián Poblete Darre lleva en huelga de hambre desde el pasado día 26 de mayo. Se encontraba en la prisión de La Moraleja, Palencia, donde le ubicaron en una galería, en la que permanecía sólo durante todo el día. Actualmente no sabemos a qué cárcel ha sido trasladado.

Sus reivindicaciones personales son entre otras: cese de la intervención y retención de correspondencia y comunicaciones y asistencia médica adecuada, además de otras más colectivas:

  • Erradicación de las torturas.
  • Abolición de los FIES y de los departamentos de régimen cerrado y aislamiento.
  • Cumplimiento en el lugar de origen.
  • Excarcelación de las personas presas enfermas.

Un preso de Bilbo lleva tres meses en la morgue de Zaragoza a la espera de una autopsia “completa y con garantías”

José A. Serrano Benítez falleció el pasado 14 de octubre de 2016. Llevaba más de 18 años en aislamiento. El interfono de auxilio de la celda en la que se encontraba no funcionaba

El informe forense tiene graves carencias pero el juzgado se niega a realizar nuevas pruebas. La familia denuncia que ni a los padres ni a la pareja de José se les han dejado ver el cuerpo

BILBAO. 18/01/2017 José A. Serrano preso natural de Bilbao que cumplía condena en la cárcel de Zuera falleció el pasado 14 de octubre. Pereció solo y sin que ningún funcionario pudiese acudir en su ayuda. El interfono de auxilio tampoco funcionaba. Desde entonces han transcurrido más de tres meses en los que ni la familia ni su compañera sentimental han podido siquiera ver el cuerpo.

 

La familia de José A. Serrano exige que se esclarezcan todos los datos relativos a la muerte del preso “algo tan básico como una autopsia completa, con médicos forenses de confianza, algo que exigiría cualquiera y que la ley ampara” explica Silvia Encina, compañera del preso. El informe forense tiene graves carencias y tampoco cumple la normativa ya que en las recomendaciones de muestreo para los casos de muerte súbita en adulto estipula que se enviarán muestras de todos los órganos y antecedentes clínicos “y con Jose tampoco lo han hecho”, explica. Es por ello que la familia denuncia la resistencia a realizar una investigación mínima del Juzgado de Instrucción de Zaragoza. Posición “que es contraria a la postura de la Corte Europea de Derechos Humanos en cuanto a la obligación de las autoridades de  investigaciones prontas y oportunas, que es precisamente la que está fallando”.

 

¿Dónde está el cuerpo?

En todo este tiempo que ha transcurrido ni a los padres ni a la pareja de José se les han dejado ver el cuerpo, “lo cual evidencia la crueldad e insensibilidad de las instituciones respecto al sufrimiento ajeno”, afirma Encina. el 11 de noviembre el juzgado requirió a la familia pronunciarse sobre la incineración o inhumación del cadáver o proceder al enterramiento “de un día para otro, sin pruebas, sin una autopsia en condiciones… nos pedían que eligiésemos sin tener los datos mínimos exigibles”. Se recurrió y está pendiente de la resolución. “Tres meses después de su muerte, su cuerpo sigue sin ser enterrado. Se supone que está en el instituto anatómico forense de Zaragoza pero ni tan siquiera lo sabemos con certeza porque tampoco se facilita información al respecto. Es un mutismo descorazonador”.

 

No solo eso. La familia ha explicado que, además, se está obstaculizando el acceso de su pareja a la obtención del reconocimiento del derecho de justicia gratuita. Un servicio que quiere emplear para acceder a las periciales de parte, “pruebas que la familia no puede costear y que originan indefensión, prohibida constitucionalmente”.

 

Jose A. Serrano Benitez ha pasado la totalidad de su condena en primer grado (régimen cerrado), un grado en el que la asistencia sanitaria a las personas presas en aislamiento es prácticamente inexistente. “Es el mismo médico que da el visto para permanecer en aislamiento, les ve durante escasos minutos a través de las rejas de su celda y en presencia de un funcionario”. Serrano tenía prescrito un tratamiento psiquiátrico y la toma del mismo estaba pautada en tres tomas a lo largo del día. En la cárcel de Zuera se le obligó, tres semanas antes de su muerte, a tomar todo el tratamiento directamente observado en dos tomas (comida y cena) delante de los funcionarios. Sufría sincopes y tenía la lengua azul. “Como familia tenemos claro que la desatención sanitaria que ha sufrido le ha llevado a la muerte. Pero si la situación es ya dura de por sí, imagina lo que lo complica que tres meses después no hayamos podido ni realizar una autopsia en condiciones ni tampoco enterrarlo”.

 

Animan también a la sociedad a ayudarles económicamente para pagar los gastos de las pruebas periciales para lo que facilitan el siguiente número de cuenta. ES66 2095 3150 2310 9280 7584

 

Bilboko preso baten gorpuak 3 hilabete daramatza Zaragozako morguean bermezko autopsia oso baten esperoan

  • Jose A. Serrano Benitez pasaden urriaren 14ean hil egin zen. 18 urte baino gehiago zeramatzan isolamenduan. Bere ziegako larrialdi interfonoak ez zuen funtzionatzen.
  • Forentsearen txostenak gabezi larriak dituen arren epaitegiak froga berriak egiteari uko egin dio. Familiak, gurasoei eta bikoteari gorpua ikusten utzi ez izana salatzen dute.

BILBO. 2017/01/18 Jatorriz Bilbokoa zen Jose A. Serrano Benitez Zuerako kartzelan hil zen pasaden urriaren 14ean. Bakarrik hil zen, funtzionarioen aldetik inolako laguntzarik jaso ahal izan gabe. Larrialdi interfonoak ez zuen funtzionatzen. Ordutik hiru hilabete pasa dira eta bere bikote eta familiak ez dute gorpua ikusteko aukerarik izan.

 

Jose A. Serranoren familiak presoaren heriotzaren datuen inguruan gardentasuna eskatzen du, “oinarrizkoa den bermezko autopsia oso bat, konfidantzazko mediku forentseekin, edozeinek eskatuko lukeena eta legeak bermatzen duena” dio presoaren bikotea zen Silvia Encinak. Forentsearen txostenak gabezi larriak ditu eta araudiak legeztatzen duena ez du betetzen. Helduetan bat-bateko heriotz kasuetan, laginketak egiterako orduan ematen diren gomendioek diote aurrekari klinikoekin batera organu guztien laginak bidali behar direla. Joserekin hau ez dutela egin baieztatzen du Silviak. Familiak,  egoera honen inguruan  Zaragozako Instrukziozko Epaitegiak gutxieneko ikerketa bat egiterako orduan azaldu duen erresistentzia salatu du. “Zaragozako Epaitegiaren jarrera Giza Eskubideen Europako Auzitegiak duen jarreraren aurkakoa da” dio, “honek, bidezkoa den ikerketa azkar bat egitea betebehar bat dela esaten bait du, eta honetan huts egiten ari da”.

Non da gorpua?

Joseren familia eta bikoteak ezin izan dute gorpua ikusi igarotako denbora luze honetan, Encinaren dioen bezala “Instituzioen krudelkeria eta sentikortasun eza  agerian utziz”. Honez gain, Azaroaren 11an epaitegiak familiari errauste edo ehorzpenaren artean aukeratzeko eskatu zien “egun batetik bestera, frogarik gabe, ganorazko autopsiarik gabe… gutxieneko daturik eman gabe aukeratzeko eskatzen ziguten”.  Errekurtsoa aurkeztu egin zuten eta ebazpenaren zain daude. “Bere heriotza eta hiru hilabete beranduago, bere gorpuak ehortzi gabe dirau. Suposatzen da Zaragozako Institutu Anatomiko Forentsean dagoela, baina  hau ere ezin dugu ziurtatu ez baitigute informaziorik errazten.  Erantzun eza lazgarria da”.

Eta hau gutxi balitz, familiak azaldu duenez, bere bikoteari  dohaineko justizi eskubidearen lorpena oztopatzen ari dira.  Zerbitzu hau parteko perizialak lortzeko erabili nahi du “familiak bere kabuz ordaindu ezin dituenak,  konstituzionalki debekaturiko  babesgabetasun egoera bat sortuz”.

 

Jose A Serrano Benitezek bere kondenaren osotasuna lehen graduan igaro du (erregimen itxian),  osasun arreta oso mugatua  duen gradu batean. “ Medikua bera  da isolatzerako orduan oniritzia ematen duena,  minutu batzuetan ziegako barrotetatik  behatuz funtzionario baten presentzian”.  Serranok tratamendu psikiatrikoa zuen preskribatuta, botika egunean zehar hiru  alditan hartu beharra zuen.  Hala eta guztiz ere Zuerako espetxean, bere heriotza baino hiru aste lehenago, tratamendu guztia funtzionarioek gainbegiraturiko bi alditan (bazkari eta afariarekin) hartzera behartua izan zen.  Sinkopeak pairatzen  zituen eta mihia urdindurik zuen.  “Familia bezala argi dugu  osasun arreta ezegokiak  erail duela.  Egoera bere horretan  gogorra izateaz gain,  hiru hilabete beranduago ganorazko autopsia bat egin eta ehortzi izan ezinak larriagotzen du”.

 

Halaber jendarteari deia egiten diote  froga perizialen gastuei aurre egiten lagundu diezaieten hurrengo kontu zenbakian ES66 2095 3150 2310 9280 7584

Preso politikoen aldeko kultur astea Orbainen / Semana cultural por lxs presxs políticxs en Orbain

Bihartik aurrera, azaroaren 23tik 26ra, kultur astea burutuko dugu elkartearen egoitzan, Gasteizko Bruno Villareal Kalean. Alde batetik, tatuaien erakusketa antolatu dugu. Estilo ezberdinak uztartuko dituen erakusketa izango da, Euskal Herriko, Espainiar estatuko eta Italiako tatuajeekin.  Ainhoa Tatoo, Antonio Bleez, Raiola Tatoo, Albe INK, Sator Tatuajiak eta Alessia & Tattooren lanak osatuko dute erakusketa. Horretaz gain, bertso saioa, antzerkia, magia eta musika izango ditugu asteazkenetik larunbatera.

Azaroaren 23an, Julen Zulaika eta Ruben Sanchez-en bertso emanaldia egongo da arratsaldeko 20:00etatik aurrera. Azaroaren 24an, “Herr Doctor Fleming” antzerkia. Azaroaren 25ean, Goyo magoak “Más creca todavía” eskainiko du eta, azaroaren 26an Flyoshit taldearen kontzertua.

Hori izango da, Orbainek antolatutako kultur astearen egitaraua.

14962624_351609291854602_3372567939360202591_n

 

Entendemos que en el estudio del punk, el rock y la música alternativa en EH, el conflicto político a estado y está muy presente, y es por ello que esa cultura se vio influenciada por las consecuencias del mismo, llámese represión policial, tortura, presos o muerte. Además, nos sentimos solidarios con esas personas encarceladas y sus familiares y es por ello que acercándose unas fechas en las que son numerosas las iniciativas en solidaridad con ellas, desde Orbain sumamos nuestra aportación con una semana cultural. Así del 23 al 26 de noviembre la cultura tomará de nuevo la calle Bruno Villareal. Habrá exposición, bertsolaris, teatro, magia y música.

 

La exposición se centratará en el tatuaje, uno de los icono de la cultura urbana “underground”. Así se mostrarán tatuajes de Euskal Herria, el estado español e Italia de las tatuadoras y tatuadores Ainhoa Tatoo, Antonio Bleez, Raiola Tatoo, Albe INK, Sator Tatuajiak y Alessia & Tattoo.

 

El 23 de noviembre, a partir de las 20:00 -como el resto de actividades- será el turno de los bertsolaris Julen Zulaika y Ruben Sanchez. El 24 de noviembre, será el día del teatro con “Herr Doctor Fleming”. El 25 de noviembre, el mago Goyo ofrecerá su espectáculo “Más cerca todavía” y el 26 de noviembre habrá concierto con Flyoshit.

Colabora en el Proyecto documental – COPEL!

A la muerte de Franco, la democratización del régimen dictatorial no es otorgada graciosamente desde arriba, sino forzada desde abajo por multitud de movimientos reivindicativos que, empezando por las huelgas salvajes organizadas por asambleas, conciben la democracia a su manera.

La amnistía, por ejemplo, no se consigue sino después de varios ciclos de movilizaciones callejeras, en enfrentamiento permanente con los antidisturbios y a costa de buen número de muertos.

De la movilización espontánea y autoorganizada de los presos sociales reivindicando la amnistía también para nosotros, surge la Coordinadora de Presos En Lucha (COPEL), organización horizontal y asamblearia por la que tomamos la palabra quienes nunca la habíamos tenido, consiguiendo poner en un brete al Estado durante más de dos años y sacando a la luz la injusticia e inhumanidad fundamental de la máquina social punitiva.

Esta es su historia, contada a muchas voces por algunas personas que la vivimos, en diálogo con otras que se interesan por ella aquí y ahora. El relato surge de un debate y una reflexión estratégica, útiles para quienes se plantean en el presente la lucha contra la cárcel.

Proyecto documental impulsado por algunos ex presos sociales pertenecientes a la COPEL, con el fin de llevar a la luz una verdad, de dar voz a todos aquellos que vieron la suya aniquilada. El relato de una historia colectiva en la que confluyen las experiencias personales de quienes vivieron desde dentro lo que fuera aún permanece silenciado.

COLABORA EN http://www.verkami.com/projects/16369-el-documental-de-copel

La Cárcel Mata: José A. Serrano Benítez Muere Sin Asistencia En El Aislamiento De La Prisión De Zuera (Zaragoza)

La muerte de José A. Serrano Benítez el pasado 14 de octubre era un hecho probable, pues las enfermedades que padecía unidas a un tratamiento con múltiples benzodiacepinas sin monitoreo y sin control de psiquiatra desde 2011, así lo hacía. Pero sobre todo era un hecho evitable.

A José se lo encuentran muerto en el recuento de la mañana, aparece desnudo y con 2 toallas bajo las piernas entre puerta y micro Después de la cena no se llegó a acostar, la cama estaba completamente hecha, debió sentirse mal y picar por el interfono para pedir auxilio pero nadie acudió en su ayuda -en Picassent en 2013 puso una queja porque desconectaban los micros y estaba solo en el modulo-, ni en ese momento ni en las rondas nocturnas que se realizan por la noche. Según atestado no se hicieron rondas esa noche desde las 21:30 hasta las 7:53. Murió sin nadie que le asistiese, a pesar de haber solicitado ayuda.

Dos semanas después de su muerte, su cuerpo sigue en el instituto anatómico forense de Zaragoza a la espera de que se resuelva la reclamación de los familiares para que se proceda a hacer una segunda autopsia ya que desde un primer momento se deniega la autopsia completa y el forense solo ha cogido muestras de toxicología y no quiere coger las de órganos para analizar. En todo este tiempo ni a los padres ni a la pareja de José les han dejado ver el cuerpo. En el informe que se adjunta por su fallecimiento todo va falseado: el forense se basa en informes médicos al ingreso en prisión en 1998. La misma violencia institucional que se ejerce contra los presos (y que José denunciaba) es indecen e inhumanamente aplicada a los familiares del fallecido.

José tenía prescrito un tratamiento psiquiátrico desde hace mucho tiempo y la toma del mismo estaba pautada a lo largo del día. Le daban la medicación para todo el día, iba tomando la medicación psiquiátrica cuando necesitaba. También le daban convulsiones y desde enero a su muerte antibióticos para la infección de boca a raíz de que la dentista externa de Estremera le perforara un diente que le ocasionó quistes y llagas, le cobro 400 euros por el tratamiento dental per no hizo el trabajo y la cárcel se negó a identificarle ni por el numero de colegiado. Con el constante cambio de cárcel al que le tenían sometido (cada nueve meses era trasladado de prisión) le era modificado dicho tratamiento en cada centro, pero aun así él era el que disponía de su toma. Sufría una modificación arbitraria de la medicación a criterio del medico de turno sin prescripción de psiquiatra. En 2014 en Dueñas le quitaron la medicación de golpe y lo pasó muy mal, también estubo solo en la galeria casi 8 meses. Cuatro días antes de su muerte le empezaron a obligar a tomarla toda de golpe delante de ellos mañana y noche, 7 pastillas de golpe cada vez, para asegurarse de que no se deshacía de ninguna. De todo esto no queda rastro alguno en las cámaras de videovigilancia: ni de la hora en la que le obligan a tomarse el tratamiento de golpe, ni de las rondas y recuentos de la noche…

José se ha pasado la totalidad de la condena en primer grado (régimen cerrado) y gran parte de éste en primera fase, 21 horas de celda, saliendo al patio acompañado de otro preso. Casi 18 años en 91.3, sin tratamiento, casi siempre salía solo al patio y por eso muchas veces no salía [Sobre la situación en el regimen cerrado de Zuera -extensible a otros- tienes toda la información en este enlace].

Su caso es el de una larga condena de acumulación de pequeñas sentencias imposibles de acumular y/o refundir en una sola que pusiese un limite de cumplimiento. José se encontraba al final de su condena, el pago de unas multas transformadas en días de prisión y la sospechosa desaparición de una ejecutoria en la que se le debían abonabar casi cuatro años de prisión lo mantenía separado de su familia

El mantener la dignidad dentro de este régimen de vida le ha llevado a acumular gran cantidad de sanciones que a pesar de recurrir y conseguir una reducción de las mismas (privación de paseos y de actividades), al ser trasladado de centro pasaban por alto este hecho haciéndole cumplir la sanción en su totalidad. En Teixeiro pago 42 días que no eran firmes, estaba recurrido y quedaron en 14 y aún se luchó porque abonaron lo cumplido indebidamente a las sanciones más antiguas para que tardará más en cancelar. En los últimos 4 años, 3 veces ha pagado 42 días seguidos de cumplimiento de sanción de aislamiento, con la venía del médico y del juez, esto le hacía tener problemas para pensar y comunicarse, luego seguía solo bastante tiempo a veces meses, le molestaba la gente y ya solo salía a vis. Esto son malos tratos

Casi siempre le sancionaban con más aislamiento, a veces privación de paseo, la última en Zuera por dar un cigarro a un compañero. En agosto, en Estremera, por desmayarse mientras hablaba por teléfono con su compañera le acusaron de embriaguez y le sancionaron.

Esas leyes y reglamentos que regulan y limitan la vida del preso son también responsables de garantizar su vida… pero ya vemos que no.

El denunciar las condiciones de vida infrahumanas que se dan en el régimen cerrado y denunciar asimismo las vulneraciones de derechos a la que se ven sometidos los presos en este régimen, no solo le ha traído sanciones disciplinarias sino también palizas constantes y abusos de los carceleros

[En este enlace tienes acceso a los abusos , palizas y malos tratos que ha pasado y denunciado].

Sobre su paso por las cárceles y los abusos a los que era sometido, él mismo nos contaba a Tokata que había participado en una protesta colectiva contra los malos tratos, la desatención médica, la falta de actividades culturales, educativas o de “tratamiento”, y otros abusos que se estaban produciendo en el departamento de aislamiento de la prisión gallega de Teixeiro. Entonces, ya denunció haber recibido una paliza, a manos de un jefe de servicios y otros carceleros, así como amenazas y diferentes malos tratos físicos y psicológicos, en represalia por la acción reivindicativa. Allí recibió palizas habituales, 2 denunciadadas que pretenden archivar con parte de lesiones. De su paso por Estremera nos hablaba de una nueva agresión que sufrió allí, el pasado 27 de mayo. Se le ha negado constantemente el acceso a su historia clínica, tanto la cárcel como los juzgados, en Picassent conseguir un parte le costó 5 semanas en huelga hambre solo en módulo sin micro y golpes y denuncias penales para aumentar su condena.Denunciaba la impunidad de los carceleros en el uso de la violencia, la arbitrariedad en las clasificaciones y sanciones, la falsificación en sumarios y expedientes disciplinarios, el abandono médico-sanitario y otros abusos.

Reivindicaba ir a Alicante para ver a sus padres que están enfermos y les es penoso viajar, vinieron el 13 octubre, en su cumpleaños, le vieron horas antes de morir después de 2 años. Le acercaron a la prisión de Zuera, algo que llevaban él y su compañera pidiendo 4 años, la pareja vive en Navarra .

Le amenazaban algunos funcionarios, y en Zuera uno iba a por él… Y se queja de la sumisión, conformismo y colaboracionismo de muchos compañeros, “mano de obra barata” para los boqueras, y de su falta de solidaridad y unión, pues “ni reivindican ni denuncian, pero son capaces de matarse por cualquier tontería”.

José había participado en unos ayunos solidarios y reivindicativos junto a otros compañeros presos este pasado verano. De modo humilde y sincero queremos recordarle con las reivindicaciones que él había trasladado al Congreso y Instituciones Penitenciarias.

  1. Cierre de los aislamientos. Fin de los FIES y del Control Directo.
  2. Fin de la dispersión. Asignación de destino por vinculación familiar y amistosa.
  3. Libertad inmediata para todos los enfermos terminales, sea la enfermedad que sea, que se vayan a sus casas. Aplicación de los artículos 104 y 196 RP, y 91 CP.
  4. Fin del maltrato encubierto a todxs lxs compñerxs.
  5. Que se investiguen las denuncias por malos tratos por los juzgados de instrucción conforme a la legislación internacional.
  6. En caso de denuncia por torturas y malos tratos, ser reconocidos por los médicos forenses inmediatamente.
  7. Mantener fuera de contacto con la población reclusa a los carceleros que hayan sido denunciados por agresiones, tratos vejatorios e inhumanos, abuso de autoridad, etc.

Quizá por esto su muerte no sea algo casual…

Nosotros nos sumamos al dolor de la familia y tenemos presente la dignidad de José.

Fuente: http://tokata.info/la-carcel-mata-jose-a-serrano-benitez-muere-sin-asistencia-en-el-aislamiento-de-la-prision-de-zuera-zaragoza/

[Prisión de Huelva] Crónica de una paliza anunciada

Patxi Ruiz Romero, preso político vasco (en el tercer turno de la huelga de hambre rotativa por la libertad de las presas y presos  gravemente enfermos)

Pueblo de Euskal-Herria, lo que a continuación voy a relatar son los hechos que el pasado día 8 de agosto, por la tarde, me sucedieron en el Dpto. de Aislamiento cuando me encontraba realizando las dos horas “de patio”.

Según el horario de patio vigente en este Dpto. de Aislamiento, las horas de patio vespertinas tienen una duración de dos horas: de las 17:00 a las 19:00 horas. Dicho esto, este pasado lunes día 8 por la tarde nos encontrábamos en el patio 7 personas, incluido yo.

De ellas cinco éramos vascos, otro es un expropiador de bancos, y la séptima es un joven musulmán en calidad de preso preventivo.

Como suele ser costumbre, esta tarde al salir al patio nos pusimos los 7 a pasear….al ser éste un patio de reducidas dimensiones y hacer esa tarde un calor difícil de soportar, decidimos salir del patio para introducirnos en una sala anexa.

El joven musulmán se puso a hacer deporte él sólo, el expropiador de bancos se puso a escribir, yo me puse a leer periódicos y los cuatro kides restantes decidieron pasar la tarde jugando al mus. Todo ello con total normalidad.

Sobre las 18:45 horas, un cuarto de hora antes de que acabara el tiempo de patio, mientras yo continuaba leyendo la prensa, los kides que estaban jugando al mus dieron por finalizada la partida. Uno de ellos se acercó hasta donde yo me encontraba sentado, leyendo y entre pitos y flautas, comenzamos los dos a hacer el mono, comenzamos a bacilar, a hacernos bromas, y en un momento dado empezamos a golpear con las palmas de las manos la mesa en la que yo había pasado toda la tarde leyendo. En plan risas, como cuando los niños hacen en la mesa cuando tardan en traerles la comida. La verdad es que estábamos pasando un buen momento.

Digo “estábamos” porque a los dos o tres minutos de empezar a palmear la mesa, se presentaron los carceleros en la sala donde nos encontrábamos. Entre gestos y gritos nos indicaron que dejáramos de palmear en la mesa.

Y como somos más que conscientes del grado de “profesionalidad” de dichos carceleros, en el acto pusimos fin al asunto. Uno de los kides se dirigió hacia ellos, en plan conciliador, para decirles que se tranquilizaran, que no ocurría nada del otro mundo,…siendo contestado por uno de los carceleros de forma despectiva y amenazadora. En ese momento yo me acerqué a donde se encontraba mi compañero, con la intención de aportar calma a la situación, pero antes incluso de que pudiera abrir la boca, se dirigió a mi dicho carcelero indicándome que saliera de la sala. Todo ello de forma amenazante, totalmente fuera de sí.

Yo creía en esos momentos que me sacarían de la sala para en el mismo pasillo existente darme “la charla” con un poquito de amenaza aderezado con algún que otro grito….; vamos, que viviendo en estos agujeros, “nada del otro mundo”.

Pero vaya, ¡qué equivocado estaba!, salí de la sala al pasillo y los tres carceleros que se encontraban ahí, me indicaron que me dirigiera a la Sala de Cacheos, todo ello en un tono de voz amenazador y con algún que otro empujón (en la espalda), como para que fuera haciéndome a la idea de la que me iba a caer, pienso yo.

Nada más entrar en la Sala de Cacheos los tres carceleros me arrinconaron contra la pared, rodeándome a una distancia de mi persona no superior al medio metro.
En ese contexto empezaron a pedirme la ropa para cachearme, primeramente con la camiseta de tirantes que llevaba puesta. El único mobiliario existente en dicha Sala consta de una mesa, y es ahí donde después de cachear dicha prenda, la depositaron. Pasaron a pedirme les diera una chancleta… me agacho, me descalzo y le entrego la chancleta a la mano. Según la coge, me mira y lanza la chancleta con mala ostia contra la pared más alejada de donde nos encontrábamos los cuatro. Al pedirme la otra chancleta, me agaché, me descalcé y esta vez dejé la chancleta en el suelo, diciéndole que ahí la tenía si la quería cachear. ( El Reglamento Penitenciario no obliga a que tenga que entregársela en mano). No voy a negar que fuera consciente de que dicha actitud mía iba a generar más tensión en la situación, pero por decirlo de alguna manera, decidía que ya que iban a terminar golpeándome, pues cuanto antes acabara la situación, mejor.

“Puto mierda, coge la chancleta y dámela….te voy a reventar, coge la chancleta, coge la chancleta, coge la chancleta,….” gritando como un energúmeno a menos de 15 cm de mi cara, mientras los otros dos carceleros adoptaban un pose corporal como de estos para empezar a golpear.

“……Coge la chancleta, cógela que te voy a reventar”, me lo decía un carcelero valiente de casi dos metros de estatura y más de 100 kg de peso. Yo que peso poco más de 70 kgs.

En ese momento no pude con la presión y acabé agachándome de nuevo, cogiendo la chancleta y entregándosela a la mano. ¡Vaya humillación sentí!, sé que este hecho es anecdótico en comparación con otras humillaciones que padecemos los presos en general….pero me sentí totalmente humillado y amenazado.

Cogió la chancleta para nuevamente volver a lanzarla como anteriormente había hecho con la otra.”Dame la pantaloneta”….les entrego la prenda y una vez cacheada, la depositaron en la mesa junto con la camiseta de tirantes que previamente habían cacheado.

Sólo me quedaban los calzoncillos puestos…..ellos seguían chillando, amenazando, yo ya, no voy a decir que me encontrara aterrado, pero si empecé a sentir miedo por mi integridad física.

“Entrégueme los calzoncillos”….les contesté que me dieran la bata a la que tenía derecho (por tratarse de un cacheo integral), el mismo carcelero de antes empezó a volver a ejecutar su rol de matón y en esos momentos me dirigí a él y le dije que sin bata no les entregaba los calzoncillos….que empezaran a golpearme igual que hacen con los presos sociales, adoptando yo también una actitud desafiante a la vez.

Me contestó que me iba a reventar cuando él lo decidiera, no cuando yo lo pidiera. Y los calzoncillos se quedaron donde estaban, en esos momentos habrían pasado unos 7-8 minutos desde que entráramos en la Sala de Cacheos.

Pero no terminó ahí la cosa, pues me tuvieron como otros cinco minutos amenazándome continuamente:” que la próxima vez no me iba a librar de la paliza,…que iba a acabar amarrado de pies y manos a la cama (hay una celda preparada para ello, la nº12), que me iban a meter la 1ª fase,….que la próxima semana que vinieran a trabajar me iban a estar vigilando y que a la mínima iban a ir a por mí, etc, etc”….y claro, si golpear una mesa con las palmas de las manos derivó en la situación que les acabo de relatar, “ la próxima vez” pudiera ser, por poner un ejemplo, por el hecho mismo de respirar.

Abandoné la Sala de Cacheos sintiéndome humillado, sintiéndome nervioso, impotente, desamparado,….medio asumiendo que pronto esta gente me pondrá sus sucias manos encima. Es por ello por lo que me he visto obligado a contactar telefónicamente con mi abogada para que interponga una denuncia contra dichos carceleros en el Juzgado de Guardia, así como que solicite protección judicial para mi persona en el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, pues, ciertamente, temo por mi integridad física, (y emocional, por supuesto!).

Después de haberlo pensado durante unos días he decidió también hacer público este suceso que les acabo de narrar. Y aunque lo relatado no sea más que una nimiedad en comparación a lo que también le sucede al resto de la población reclusa, o incluso a otros compañeros, he tomado la decisión de relatar a toda aquella persona que quiera escuchar el tipo de vida que tenemos que padecer en este Dpto. de Aislamiento de la Prisión Provincial de Huelva , que en la actualidad afecta a unas diez personas de origen árabe, (mayormente musulmanes), otras 10/12 personas de nacionalidad diversa, (mayormente pertenecientes al estado Español), 3 presos menores de edad y a los 10 vascos que nos encontramos aquí.

Si antes no he hecho una denuncia pública de este estilo ha sido por miedo y conveniencia. Me explico: miedo, porque soy consciente de que relatar lo que sucede en este agujero va a generar consecuencias negativas, perjudiciales, para mi persona; y conveniencia, porque desde mi punto de vista, cuando uno se encuentra pagando una condena de más de 30 años de duración, mejor ir pagándola sin meterse en demasiados problemas.
Os quiero decir que con mis propios ojos he visto como golpeaban , maltrataban a “un preso” y como he terminado desviando la vista para…pues eso, para no meterme en líos, “ojos que no ven, corazón que no siente”,…¿Qué se yo!?

Llevo en este Dpto. de Aislamiento desde el 19 de junio del año 2009, más de siete años y después de lo vivido el pasado lunes, sumado a lo que llevo viendo durante todos estos años, he decidido que ya no puedo continuar impasible ante este tipo de vida impuesta. Y como de las únicas herramientas de las que dispone el preso y la presa son la pluma y el papel, pues me encuentro en la obligación de utilizarlos….en la obligación digo, porque seguir en silencio, va a hacer que se me seque hasta el corazón.

En total llevo más de 14 años en prisión, he pasado por las cárceles de Soto del Real, Valdemoro, Almería, Puerto I y como he dicho antes, llevo más de 7 años en el Dpto. de Asilamiento de esta prisión. Lo que he visto y vivido en esta prisión de Huelva no tiene comparación con lo visto y vivido en las otras cárceles por las que he pasado.

Y debo decir que durante estos 7 años, son varios los compañeros que habiendo cumplido la condena impuesta han salido a la calle en libertad. Informo de ello, pues ellos son testigos fiables, veraces, de lo que sucede en este Dpto. de Aislamiento. Pertenecemos a una tierra grandiosa, pero pequeñita en extensión terrestre, y se puede decir que nos conocemos entre todos. Preguntadles a ellos que tuvieron la suerte de dejar estos muros atrás…que os cuenten qué vieron, qué vivieron, y qué opinión les merece el relato que hago sobre lo que significa vivir aquí día a día. Como toda regla tiene su excepción y siendo la regla aquí el trato denigrante hacia el preso, diré que la excepción que aquí se da consiste en que en este Dpto. prestan servicio varios carceleros de manera profesional y respetuosa para con el preso. Pero repito: esa es la excepción. Son minoría.

¿Que qué es lo que ocurre aquí adentro?!…..antes de empezar a relatar los sucesos y los motivos de los que generan, tengo que manifestar que incluso con los carceleros más beligerantes hay una diferencia de trato, (o la había!) hacía los vascos y el resto de presos.

Un trato algo más respetuoso para con nosotros, seguramente por el motivo de que los kides que han pasado por aquí antes que nosotros han ganado dicho respeto a base de pelear y luchar por ello. Y sin duda, gracias a la solidaridad y a todos los años de movilizaciones que, parte significativa del pueblo de Euskal-Herria ha llevado a cabo en defensa del Colectivo más vulnerable, aquel que conformamos los y las pres@s polític@s vasc@s.

Si por cualquier motivo tenemos alguno de nosotros alguna discusión con los carceleros el asunto acaba generando cierta tensión, pero acaba sin males mayores.
Si quien tiene la discusión es otro preso que no sea vasco, seguramente en el 90%de los casos, dicho preso acaba amenazado, cuando no golpeado….y como al preso se le ocurra hacer frente a la agresión, esta persona acaba amarrada a la cama, de pies y manos, en la celda especial habilitada para ello. En algunos casos incluso los han seguido golpeando encontrándose el preso amarrado, y en algunos casos no les dan de comer, ni de beber,…ni les desatan momentáneamente para poder hacer sus necesidades, teniendo que hacérselas encima. Y si ello ocurre en invierno, en alguno de los casos el preso queda desnudo, sin una triste manta con la que poder hacer frente al frio.

Lo vejan, lo humillan, lo amenazan,…y como el preso tenga la mala suerte de que alguno de los carceleros quede lesionado (se entiende que golpeando al preso) le abren una causa judicial “por lesiones a la autoridad”, con el riesgo y la certeza de que va a ser condenado a pena de prisión. E incluso acaban terminando por aplicarle la 1ª fase que es el tipo de vida más duro que legalmente se le puede aplicar al preso.

Humillado, vejado, golpeado, atado, con posible acusación penal, con posible condena, con la imposición del régimen carcelero más duro que el Reglamento Penitenciario puede aplicar al preso….eso ha ocurrido aquí en más de una ocasión, en más de dos y en más de tres ocasiones, a lo largo de los años que llevo aquí respirando tanto abuso e injusticia. No voy a decir que este tipo de trato sea sistemático porque repito, hay carceleros que muestran profesionalidad en el desempeño de sus funciones. Aunque vuelvo a repetir que son minoría.

En todo este tiempo que llevo aquí hay presos que han resultado agredidos verbal y físicamente por el sólo hecho de hablar por la ventana…los ha habido también por pasar “un carro” (un hilo o cuerda de ventana a ventana, casi siempre para pasarse tabaco que poder fumar, pues muchos son indigentes….y hace unos meses, por esta razón, un preso acabó en el hospital con el brazo roto. O simplemente por negarse a limpiar el patio/sala, cuando el preso no tiene obligación de limpiar las áreas comunes, y no lo digo yo, lo dice y lo ha dicho en numerosas ocasiones el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

Con este tema de la limpieza de patio/sala, hará menos de un año que un carcelero bastante beligerante para con nosotros, los vascos, empezó a querer que limpiáramos los patios, ante lo cual nos negamos. A mí, personalmente, una tarde me ordenó que limpiara la sala donde me encontraba, ante lo cual me negué, argumentando que no tenía obligación, que el Juez de Vigilancia Penitenciaria incluso nos daba la razón. Pues este carcelero terminó amenazándome, diciéndome que al día siguiente iba a limpiar la sala sí o sí!!!.Después de pasar toda una noche casi sin dormir, preocupado por el hecho de que ese miserable iba a terminar buscándome un problema al día siguiente….finalmente no pasó nada. No cumplió su amenaza.

Con los presos árabes, entre los cuales hay musulmanes presos por delitos sociales, como musulmanes acusados de pertenencia o colaboración con el ISIS, ocurre ¾ partes de lo mismo. Incluso diría que los odian más que a nosotros los vascos…”por moros”, puesto que la mayoría de carceleros son unos racistas y desde que el ISIS adquiriera notoriedad, los odian por su condición de musulmanes, ya que para ellos el ISLAM es la fuente y causa del terrorismo.

Les han golpeado por hablar entre ellos en árabe “delante del funcionario”, les amenazan e incluso les han golpeado por rezar conjuntamente por la ventana, argumentando los carceleros que lo tenían que hacer en privado. Si salen al patio vestidos con chilabas son humillados con comentarios hirientes, si se dejan barba… más de lo mismo. Si en un mismo patio /sala se encuentran más de un musulmán y se les ocurre rezar en grupo, vaya la que se lía!!!No les permiten rezar ni de dos en dos, si no aceptan por las buenas, pues acaban a golpes con el problema.

Abuso de autoridad, aplicación de medidas coercitivas que NO recoge el Reglamento Penitenciario, golpes, insultos, trato vejatorio …..no es pan de cada día pero se repiten con una asiduidad que NO ES NORMAL. Y el derecho recogido en el Reglamento Penitenciario sobre asistencia religiosa dice:”La administración garantizará la libertad religiosa de los internos y facilitará los medios para que dicha libertad pueda ejercitarse”. Ya, ya…..qué bonita es la Democracia española y su preciado estado de derecho.

Y hay presos árabes, españoles, extranjeros, que denuncian situaciones de este tipo, pero aquí todos sabemos la impunidad con la que cuenta la prisión para hacer con nosotros libremente lo que quieran. Como tal forman un subsistema y este es protegido por las únicas personas que pudieran dar cierta protección al preso: La Jueza de Vigilancia Penitenciaria de Huelva, así como el servicio médico de la prisión. La primera no dando credibilidad, al relato de denuncia; la segunda no recogiendo en el parte médico las posibles lesiones que pudiera tener el preso que es apaleado. Indefensión absoluta y a más de un preso le he visto derramar lágrimas por ello.

Pero nuevamente al pueblo de Euskal-Herria me dirijo para manifestar que el objetivo de esta denuncia pública no ha sido el único motivo para que éste aquí sentado escribiendo estas letras. La otra razón que me ha llevado a ello no es otra que la de pediros AYUDA a ustedes… a ti que ahora te encuentras leyendo este claro relato….y lo hago tan sólo con una petición: que este escrito y sobre todo lo que ocurre en este Dpto. de Aislamiento de la Prisión de Huelva, sea algo conocido en todo lugar, esto es, que hasta en el ASTRO LUNA sepan los selenitas la miseria de vida que nos hacen vivir “aquí abajo”.

Que INTERNET sea nuestra herramienta para este escrito-denuncia vea la luz en Europa (Parlamento Europeo, Comisiones de DDHH, Observatorio Internacional de Prisiones, grupos/asociaciones que trabajan en defensa de los derechos de presos y presas, Amnistía, Internacional, grupos o asociaciones de musulmanes,…), en definitiva, “rebotar” este relato-denuncia haciendo un “clik” en todas aquellas direcciones, webs adecuadas para ello, incidiendo en la petición expresa (dentro de sus posibilidades como grupo/asociación etc, etc) de interpelar a Instituciones Penitenciarias, Prisión Provincial de Huelva, Ministerio de Interior, ….así como al Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria (Audiencia Nacional), Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Huelva, Colegio Oficial de Médicos de Huelva,….por el contenido de esta denuncia pública.

A nivel del Estado Español pido lo mismo, AYUDA para que en todo lugar sepan lo que ocurre en este agujero, desde asociaciones a organizaciones políticas, radios libres, publicaciones de izquierdas, periódicos, anarquistas, Derechos Humanos, grupos asistenciales a población reclusa, confesiones religiosas cristianas, musulmanas,….

Seguro que entre todos se nos ocurre más sitios a los que enviar esta denuncia. A nivel de Euskal-Herria más de lo mismo, Ararteko, Defensor del Pueblo, Comisiones Parlamentarias de DDHH, Amnistía Internacional, Salaketa, Eliza 2000, confesiones religiosas musulmanas,… y a otras que desconozco en el ámbito de Iparralde.

Estas letras que leen son la voz de un preso, siempre escuché que no hay muros, rejas y barrotes ni distancias, que puedan retener la voz de denuncia de los que nos encontramos encarcelados.

Por último, quisiera realizar una petición expresa para que NADIE piense en organizar ningún tipo de movilización, (asambleas informativas, concentraciones, carteles,…) con motivo de la denuncia que estoy realizando. Y esto es así porque estimo que hay otras situaciones carcelarias muchísimo más graves y urgentes que esta situación que vivimos en el Dpto. de Aislamiento de esta Prisión de Huelva….si ahí fuera aun quedan fuerzas y voluntad, que estas sean invertidas en organizarse y luchar por la libertad de los compañeros y compañeras con enfermedades graves e incurables.

Me despido agradeciendo de corazón vuestra ayuda y colaboración; confió en que cuanto más lejos llegue este relato de denuncia, más difícil tengan el seguir practicando este trato cruel para con nosotros los presos…esta carta no es un SOS, sino que se trata de que no lleguemos a tener que realizar dicha petición.

Iturria: https://borrokagaraia.wordpress.com/2016/09/04/prision-de-huelva-cronica-de-una-paliza-anunciada/#comments