Dossier que recoge los sucesos que se han dado en las cárceles en diciembre:

606 presas y presos forman el Colectivo de Presos Políticos Vascos. Estos 607 presos están dispersados en 84 cárceles. Solo 7 de ellos se encuentran en cárceles de Euskal Herria, concretamente en 3 prisiones. El mayor número de presas y presos se concentra en las cárceles de España: 445 dispersados en 45 cárceles. En las de Francia se encuentran 134 presas y presos dispersados en 32 cárceles. En lo que se refiere a otros países, un preso vasco se encuentra encarcelado en Portugal, otro en en Irlanda del Norte, otro en Escocia, y 4 en Inglaterra.

En estado de prisión atenuada por enfermedad grave, se encuentran 11 presas y presos. Uno más cumple en Roma arresto domiciliario. Un ciudadano vasco se encuentra confinado en Autun. Debemos denunciar una vez más el mantenimiento de la política de dispersión, con todas sus consecuencias, y la vigencia de las medidas de excepción impuestas a nuestros familiares y amigos encarcelados. Al alejamiento impuesto a 600 de los 599 presos y presas vascos, sumamos la política de castigo, que recae tanto sobre ellos y ellas, como sobre nosotros, sus allegados: decisiones injustificadas que condicionan o eliminan derechos o ponen vidas en peligro; normativas nuevas tendentes a endurecer día tras día las condiciones de vida en las prisiones, preos que continúan encarcelados tras cumplir sus condenas, arbitrariedades, abusos… Comovenimos denunciando, cuando la mayoría de la sociedad vive un nuevo tiempo de esperanza, nosotros vivimos una cruel realidad que empeora gradualmente en lugar de mejorar.

Especialmente ilustrativo de la situación que denunciamos es el caso de Jon Bienzobas, de Galdakao, encarcelado en el Estado frances, en la prisión de Saint Maur, que sufrió una fuerte hemorragia y a quien la actitud, irresponsable o calculada, de un funcionario obligó a pasar 11 horas sin atención médica. Debido al estado en el que ingresó en el hospital, tuvo que permanecer hospitalizado durante 36 horas.
La prohibición expresa de utilizar el euskera en las felicitaciones navideñasque las prisiones de Algeciras y Brieva (Avila) han impuesto a las presas y presos de ambas prisiones parece especialmente dirigida a enrarecer un ambiente ya tenso y dificil, además de sumar una nueva a las continuas y graves vulneraciones de derechos.
Nuevas condenas de cadena perpetua vienen a suplir las condenas que en su día se dictaron contra tres presos vascos: Ramón Uribe, de Usurbil, encarcelado en la prisión de Topas y Juan Ramón Rojo, de Irun, encarcelado en Daroca, debian ser puestos en libertad el 3 de diciembre. La doctrina 197/2006 prolonga su encarcelamientohasta el año 2024 y 2022 respectivamente. También a Juan Lorenzo Lasa Mitxelena se le he aplicado la doctrina del TS. Son además las primeras doctrinas aplicadas tras el fallo del Tribunal de Estrasburgo que concluía que la aplicación de la doctrina 197/2006 vulnera el derecho a la libertad y debe ser derogada.

Al caso de Pello Zelarain, del que dimos cuenta en el informe de noviembre, se suma ahora el de Aitor Kortazar, que cumplió su condena el 22 de diciembre y que continúa en prisión sin que ni él ni sus familiares ni abogados conozcan las razones para ello y la empecinada negativa de las autoridades penitenciarias a trasladar a Oroitz Salegi a la cárcel en la que se encuentra su compañera y el hijo de ambos al que todavía no ha podido conocer, son muestra de la utilización que se hace de nuestros familiares encarcelados, del afán de castigo que guia la política penitenciaria y de la carta blanca expedida para que la vida de los presos y presas políticos vascos quede a disposición de las prisiones en las que se encuentran.

El pasado 15 de diciembre, dos familiares de Etxerat entregaron una carta al Lehendakari Iñigo Urkullu momentos después de su toma de posesión. Además de dar cuenta de la realidad en la que se encuentran las y los presos políticos vascos y nosotros, sus familiares y allegados, Etxerat pedía al lehendakari la implicación necesaria para dar fin a una política penitenciaria rechazada por la mayoría social vasca repetidamente, a una situación para la que ya no sirven los intentos de justificación y para la que ya no hay excusas, y le exhortaba, asi mismo, a dar pasos que sirvan para paliar las duras consecuencias de esta política mientras ésta no llegue definitivamente a su fin.
El próximo 12 de enero, la sociedad vasca volverá a concentrarse en Bilbo, en la manifestación organizada para la fecha por el movimiento HERRIRA, para exigir el fin de la política penitenciaria más cruel mantenida por el estado español .

Ese fin de semana y a pesar de que a todos, dentro y fuera, se nos hace especialmente duro, los familiares y amigos de las y los presos no acudiremos a las visitas programadas en las prisiones. Ese fin de semana renunciaremos a uno de nuestros derechos para contribuir a llenar las calles de Bilbo exigiendo el respeto de todos los derechos.

Entre todos/as debemos unir nuestras fuerzas en Bilbao, para que la movilización de este año también sea colosal! Derechos humanos. Solución. Paz. Euskal Presoak Eukal Herrira!

http://www.etxerat.info/albisteak.php?id_edukia=2295&id_saila=9&lang=es

http://issuu.com/etxerat/docs/dossier_diciembre

http://issuu.com/etxerat/docs/hilabetekaria_abendua

URRIAK 12, DENOK BILBORA!!