El Supremo ha condenado a 22 policías por maltratar a detenidos en el último lustro

Once de ellos eran mossos d’Esquadra, entre ellos los cuatro que el Gobierno de Rajoy indultó dos veces para que no ingresaran en la cárcel

 

Es la lista de la infamia, que incluye a los policías que no son “símbolo de protección sino de vejación”, según definición del Tribunal Supremo. El alto tribunal ha condenado en los últimos 5 años por delitos de torturas, lesiones, u otro tipo de maltrato a detenidos, a 22 agentes de diferentes cuerpos policiales, algunos de los cuales no han pisado la cárcel gracias a un oportuno indulto del Gobierno.

 

La nómina refleja que la mitad de los condenados (11) eran agentes de los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica catalana; 7 guardias civiles; 2 guardias urbanos de Barcelona; y otros 2, policías locales de Ceuta. La cifra no significa que estos cuerpos tengan más o menos torturadores, sino que cuentan con más agentes condenados por ello, que no es lo mismo, y que incluso puede derivarse de una mayor depuración de esos comportamientos infames. En el caso de los Mossos, desde 2008 – – en la etapa del conseller de ICV Joan Saura – – instaló cámaras de vigilancia en sus dependencias para prevenir maltrato policial y también falsas denuncias de torturas.

 

Actualmente está en trámite, por ejemplo, una causa contra seis miembros del Cuerpo Nacional de Policía por torturas a dos detenidos en Lanzarote, donde la Fiscalía pide hasta 15 años de cárcel para ellos. Uno de los casos más controvertidos fue el sentenciado por el Tribunal Supremo el 30 de noviembre de 2009. Cuatro mossos d’Esquadra fueron condenados por torturar, el 27 de julio de 2006. a un ciudadano rumano al que acusaban de ser un atracador, y de detener ilegalmente durante unas horas a su novia. No tuvieron piedad de la víctima ni cuando en medio de la paliza les dijo que era hemofílico.

 

Tres de los agentes fueron condenados a 4 años y 9 meses de cárcel por delito de torturas y lesiones, y un cuarto, a 2 años y 3 meses de prisión por delito contra la integridad moral de la víctima. El Gobierno de Mariano Rajoy les conmutó en febrero la pena por otra de 2 años de cárcel, para evitar su ingreso efectivo en prisión, pero la Audiencia de Barcelona determinó que debían ingresar en la cárcel.

 

Ante ese contratiempo, el Ejecutivo no tuvo recato en concederles un segundo indulto, que sustituyó la pena de cárcel por otra de multa. Ese ‘ensañamiento’ en la concesión de la medida de gracia fue contestado, entre otros sectores, por 200 jueces, que firmaron un durísimo manifiesto censurando al Gobierno.

 

Las otras siete sentencias dictadas en los últimos cinco años por el Supremo por casos de lesiones o maltrato a detenidos son:

 

– – 11 de diciembre de 2008. – Un teniente y seis guardias civiles del puesto de Roquetas (Almería) son condenados a 1 año y medio de cárcel (menos el oficial, que lo fue a 2 años) por delito de lesiones en concurso con homicidio por imprudencia, por el maltrato – – incluido el uso de una porra eléctrica – – a un hombre que falleció en el cuartel, donde fue a protegerse de la persecución de unas personas con las que había tenido un incidente de tráfico. Los hechos ocurrieron el 24 de julio de 2005. La víctima había tomado alcohol y cocaína, y la causa de la muerte fue una insuficiencia respiratoria. Todos los implicados fueron condenados a pagar 300.000 euros de indemnización a su viuda y su hijo.

 

– – 25 de septiembre de 2009. – Dos mossos son condenados por golpear a un detenido el 1 de octubre de 2006 en Barcelonas. La pena fue de 6 meses de prisión por delito contra la integridad moral.

 

– – 30 de noviembre de 2009. – Dos policías locales de Ceuta son condenados a 1 año de prisión por delito de torturas a un detenido el 1 de marzo de 2003. Un hermano policía nacional de uno de los dos agresores había tenido un incidente con el hermano de la víctima antes de esa fecha.

 

– – 23 de noviembre de 2011. – Dos mossos son condenados a 3 años de prisión por detención ilegal y maltrato a un detenido al que arrestaron a la salida de una discoteca y llevaron a una comisaría de Barcelona.

 

– – 27 de diciembre de 2012. – Dos guardias urbanos de Barcelona fueron condenados a 2 años y 3 meses de cárcel por delito de torturas. La víctima: un ciudadano de Trinidad Tobago que estaba en la discoteca Bikini de Barcelona y tuvo la mala suerte de discutir con el grupo de los policías, ya que uno de estos últimos se metió con una amiga de la víctima.

 

– – 27 de marzo de de 2013. Una agente de los Mossos es condenada por dos faltas, una de maltrato y otra de vejación injusta leve, por abofetear a una ciudadana rusa detenida en comisaría. Esta última fue condenada a su vez a un año de cárcel por atentado.

 

– – 29 de mayo de 2013. – Dos mossos son condenados a un año y tres meses de cárcel por la paliza que propinaron el 12 de marzo de 2010 a un ciudadano ruandés. El tribunal condena a ambos como autores de un delito contra la integridad moral del agredido.”Los agentes no fueron símbolo de protección sino de vejación”, describieron los jueces.

Fuente: PÚBLICO