«Frantzian, faxismoa erabat zabaldua dago» (“En Francia el fascisco está totalmente extendido”)

(traducción al castellano abajo)

Duela lau urte atera zen espetxetik Rouillan, 25 urteko zigorra bete ostean. Mugimendu aurrerakoi eta iraultzaileak erretiran ikusten baditu ere, argi dio egun «borroka posiblea eta beharrezkoa» dela.

Iraganaz idatzi du, baina orainaz hitz egitera etorri da Jann-Marc Rouillan (Auski, Okzitania, 1952). Borroka armatuaren aldeko hautua egin zuen 1970eko hamarkadan. MIL, GARI eta Action Directe taldeetako kide izan zen. Bere autobiografiaren hirugarren alea, De Memoire III. La courte saison des GARI (Buruz III. GARIen garai laburra), gaztelaniara itzuli berri dute, eta aurkezpena egin zuen aurreko astean Hego Euskal Herriko hainbat herritan. Aurkezpenok errealitate ezberdinak ezagutzeko baliatu ditu Rouillanek. «Mugimenduan dabilen jendeak zer esaten duen jakiteko erabili ohi ditut hitzaldiak».

Lehenik eta behin, espetxean gaixotasun arraro bat pairatzen hasi zinen. Zer moduz zaude?

Gaixotasun oso arraroa dut: Erdheim eta Chesterren sindromea. Momentuz, bakean utzi nau. Espetxean atera zitzaidan, baina kanpoan nagoenetik ez dut arazorik.

Zein da zure egoera legala?

Baldintzapeko askatasunean nago 2018. urtera arte.

Horrek zer ondorio ditu?

Bouches-du-Rhone departamenduan konfinatuta nago, Marseilla inguruan. Ezin naiteke ez Frantziatik atera, ez 38 departamendutan sartu. Sail antiterroristako zigorra ezartzeko epaile espezializatuaren esku nago. Hemen egoteko, Virus editorialaren paperak aurkeztu behar ditut, eta norbaitek esan behar du bere etxean hartuko nauela.

Lan handia da horrela ibiltzea?

Nazkatuta daude nirekin. Zigorra ezartzeko auzitegia astean bi aldiz batzen da nigatik. Belgikara, Italiara edota Venezuelara joateko baimenak eskatzen ditut. Lan kontuak direnez, ezin dute ezetz esan.

Elkarrizketaren batean esan duzu hau dela legezkotasunean bizi izan zaren denbora tarterik luzeena borrokan hasi zinenetik. Nola bizi duzu?

Egoera hau erabat berria da niretzat, eta oso etsigarria da. Bizimodu normala egin dut urteetan, baina, garai hartan, mugimendu aurrerakoia ofentsiban ari zen mundu osoan. Orain, ordea, mugimendu horiek erretiran daude. Ez dakit zein den Euskal Herriko egoera, baina Frantzian hutsaren hurrengoa da. Faxismoa erabat zabaldua dago, faxismo aitortua gainera. Ni Francoren aurka borrokatu nintzen; borroka armatuaren hasiera izan zen niretzat. Orain ordea, faxismoa Frantzian dago.

Zein da zure inguruko herri mugimenduen egoera?

Marseillan, Fronte Nazionalak botoen %30 ditu. Hau da, Euskal Herrian gobernuan dagoen alderdi batek ateratzen duena. Eskuineko alderdi instituzionalek eskuin muturreko elementuak dituzte, eta alderdi sozialista erabat atzerakoia da. Jendeak jarrera faxistak ditu egunerokoan, arrazakeria orokortu da, eta islamofobia arrunta da. Charlie Hebdo-ren ostean, ezkerreko jendeak mozorroa kendu du, baita ezker muturrekoak ere. Kolonialistak dira. Auzo herrikoien inguruan hitz egiten dute aljeriarrei buruz hitz egiten zuten bezala.

Amerikan badira mugimendu aurrerakoi garrantzitsuak. Nola bizi duzu errealitate hori?

Oso esperientzia positiboak dira, baina, era berean, arrisku handiko egoera da. Estatubatuarrek iraultza chavistarekin bukatzen badute, oso une gogorra izango da, Venezuela oso garrantzitsua baita Amerika hegoaldeko askapenean. Venezuela galduz gero, Hego Amerika berriro konkistatzeko prozesua hasiko da.

Uste duzu Syrizak errotiko aldaketak egingo dituela Grezian?

Grezian preso politiko asko daude. Non daude, etxean ala Syrizaren espetxeetan? Askapen prozesuetako lehen pausoa preso politikoak askatzea da. Grezian noiz gertatuko den zain nago, baina, momentuz, ez dut ezer ikusi.

Zer uste duzu Euskal Herriko egoerari buruz?

Uste dut egoera ez dela duela bi urte bezain gordina, baina zailagoa da. Ni atzerritarra naiz, eta ez dut euskal herritarrena den prozesuaren inguruan hitz egin nahi. Baina badago gauza bat arduratzen nauena: presoak. Ez dut polemikoa izan nahi, baina uste dut presoak espetxean dauden bitartean ez dela bake prozesurik egongo. Euskal presoekin batera egin ditut 25 urte espetxean; nire adiskideak eta lagunak dira. Horregatik, gai hori oso hurbileko dela sentitzen dut.

Zergatik idatzi duzu zure autobiografia?

1970eko hamarkadan bizi genuen oldarraldi iraultzailea azaltzeko, transmisiorako bide bat dira liburuak. Ez baita erraza azaltzea garai hartan bizi izan genuena. Armak hartu eta kalera ateratzeko erabakia hartzea ez da ulertzeko erraza egun.

Espetxean idatzi nituen hiru liburuak. Hori garrantzitsua izan zen niretzat, norbanakoa bere inguruko gizarte harremanen emaitza baita. Memoria ez dago gaurko gizarte eta borroka politikotik banandua. Ni neure buruaren beldur nintzen. Ez dut gauza bera idatziko gaur eta hamar urte barru. Egun, erretiran nago ni ere. Espetxeko erresistentzia espirituarekin idatzi nahi nituen liburuok, garaiari ahal bezain fidel izateko.

Teknologikoki eta militarki gizartea asko garatu da azken urteetan. Posible da boterearen aurkako borroka?

Bai, posible da. Jendeak ezinezkoa dela esaten badu, bide horretan esperimentaziorik ez dagoelako da. Baina nik uste dut ahal dela, eta ez hori bakarrik: beharrezkoa ere badela uste dut, egoera gogorragoa baita egunez egun.

Iturria: Berria


Entrevista a Jann-Marc Rouillan publicada por el diario vasco Berria el día 12/05/2015

JANN-MARC ROUILLAN . MILITANTE Y ESCRITOR

Rouillan salió de prisión hace cuatro años tras cumplir 25 años de condena. Aunque ve a los movimientos progresistas y revolucionarios en retroceso afirma que hoy “la lucha es posible y necesaria”.

Jann-Marc Rouillan (Auch, Occitania, 1952) Ha escrito sobre el pasado, pero ha venido a hablar sobre el presente. En la década de 1970 optó por la lucha armada. Fue miembro del MIL, GARI y Action Directe. Recientemente han traducido al castellano la tercera parte de su autobiografía, “De memoria III. La breve de los GARI”, y la semana pasada ha estado en diversos pueblos de Hego Euskal Herria presentándolo. Rouillan ha aprovechado estas presentaciones para conocer diferentes realidades. “Suelo utilizar las charlas para conocer lo que dice la gente que anda en el movimiento”.

Antes de nada, en prisión empezaste a sufrir una rara enfermedad. ¿Qué tal te encuentras?
Padezco una enfermedad muy rara: el síndrome de Erdheim y Chester. De momento me ha dejado en paz. Me apareció en prisión, pero desde que estoy en la calle no tengo problemas.

¿Cuál es tu situación legal?
Estoy en libertad condicional hasta el año 2018.

¿Eso qué supone?
Estoy confinado en el departamento de Bouches du Rhone, cerca de Marsella. No puedo abandonar Francia, ni entrar en 38 departamentos. Estoy en manos de un juez especial de la sección antiterrorista. Para poder estar aquí, he tenido que presentar los papeles de la editorial Virus y alguien ha tenido que declarar que me va a alojar en su casa.

¿Es muy duro andar así?
Están hartos de mí. El tribunal especial se reúne dos veces por semana por mi. Pido permisos para viajar a Bélgica, Italia o Venezuela. Como es por motivos de trabajo no me los pueden denegar.

En alguna entrevista has dicho que este es el periodo más largo que has vivido dentro de la legalidad desde que empezaste a luchar. ¿Cómo lo vives?
Esta situación es totalmente nueva para mi, y muy frustrante. He llevado una vida normal durante años, pero en esa época el movimiento progresista estaba a la ofensiva en todo el mundo. Hoy en día, en cambio, esos movimientos están en retirada. No se cual es la situación de Euskal Herria, pero en Francia es casi nula. El fascismo está muy extendido, un fascismo declarado. Yo luche contra Franco; fue el principio de la lucha armada para mí. Ahora en cambio, el fascismo está en Francia.

¿Cuál es la situación de los movimientos sociales de tu entorno?
En Marsella el Frente Nacional tiene un 30% de los votos. Esto es, lo que saca un partido que gobierna en Euskal Herria. Los partidos de la derecha institucional tienen elementos de extrema derecha, y el partido socialista es totalmente conservador. La gente, en su día a día, tiene comportamientos fascistas, el racismo se ha generalizado, y la islamofobia es común. Después de Charlie-Hebdo la gente de izquierdas se ha quitado la careta, incluso l@s de extrema izquierda. Son colonialistas. Hablan de los barrios populares como se hablaba de Argelia en el pasado.

En América hay movimientos progresistas importantes. ¿Cómo vives esa realidad?
Son experiencias muy positivas, pero a la vez, es una situación de alto riesgo. Si los norteamericanos terminan con la revolución chavista, será un momento muy duro, porque Venezuela es muy importante para la liberación de América del Sur. De perderse Venezuela, comienza el proceso de reconquista de Sudamérica.

¿Crees que Syriza va a realizar cambios profundos en Grecia?
En Grecia hay much@s pres@s polític@s. ¿Dónde están ahora? ¿En casa o en las cárceles de Syriza? El primer paso de los procesos de liberación es liberar a l@s pres@s polític@s. Estoy a la espera de que esto ocurra en Grecia, pero de momento no he visto nada.

¿Qué opinas sobre la situación de Euskal Herria?
Creo que la situación no es tan cruda como hace dos años, pero es más difícil. Yo soy extranjero, y no quiero hablar del proceso que es de l@s vasc@s. Pero si hay una cuestión que me preocupa: l@s pres@s. No quiero ser polémico, pero creo que mientras l@s pres@s estén en prisión no habrá proceso de paz. He pasado 25 años en prisión junto a l@s pres@s vasc@s; son mis amig@s. Por eso, ese tema lo siento muy cercano.

¿Por qué has escrito tu autobiografía?
Mis libros son una vía de transmisión para explicar el auge revolucionario que vivimos en la década de 1970. Porque no es fácil explicar lo que vivimos en aquella época. Hoy en día no es fácil entender la decisión de tomar las armas y salir a la calle. Escribí los tres libros en la cárcel. Eso fue importante para mí, porque el individuo es fruto de las relaciones sociales de su entorno. La memoria no está separada de la sociedad y la lucha política actual. Yo me temía a mí mismo. No voy a escribir lo mismo hoy o dentro de diez años. Hoy, yo también estoy de retirada. Escribí los libros con el espíritu de resistencia de la cárcel, para ser lo más fiel posible a la temática.

En los últimos años la sociedad se ha desarrollado mucho tecnológicamente y militarmente. ¿Es posible la lucha contra el poder?
Sí, es posible. Aunque la gente diga que es imposible, es porque no hay experimentación en esa dirección. Pero yo creo que es posible, y no solo eso: creo que es necesaria, porque día a día la situación es más dura.

Traducida por el Sindicato de Educación Pública de CGT-LKN de Bizkaia