José Antonio Vilasó Pardavila en aislamiento encubierto

José Antonio Vilasó Pardavila, interno en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas, en León, padece SIDA y ha desarrollado cáncer linfático, en estado muy avanzado, permaneciendo ingresado en Enfermería. Sometido a quimioterapia, está luchando con gran entereza por su vida. La Junta de Tratamiento (con fama de ser una de las más represivas del Estado) ha denegado su excarcelación por enfermedad terminal alegando peligrosidad, decisión recurrida al Juzgado de Vigilancia Penitenciaira de León, que tramita con parsimonia el expediente.

El pasado viernes 7 de junio José Antonio se encontró con una conocida y le dio dos besos, acción que, al parecer, está prohibida (!¡). Como consecuencia, y dado que debido a su enfermedad no puede ser sometido a aislamiento, fue trasladado a un departamento dentro de Enfermería denominado “Zona Cero” y sometido a un régimen de vida idéntico al de aislamiento: limitación de salidas al patio dos horas al día en solitario y restricción de comunicaciones.

En protesta por su situación de aislamiento encubierto está en huelga de hambre y rechaza la medicación: prefiere morir antes que vivir sin dignidad.

Ha presentado queja al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de León y al Defensor del Pueblo.

Os ruego que enviéis faxes al Centro Penitenciario, al Juzgado de Vigilancia y a la Defensoría del Pueblo, exigiendo que se eliminen las restricciones que ahora padece, se le traslade de la “Zona Cero” y pueda regresar a la Enfermería.

La acción es urgente pues está muy débil y sin comida ni medicación puede entrar en una fase irreversible.

Os doy las gracias por anticipado.

Estos son los faxes:

Centro Penitenciario de Masilla de las Mulas: 987877410

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 3 de León: 987895176

Defensor del Pueblo: teléfono 24 horas: 914327900; mail: registro@defensordelpueblo.es