nav-left cat-right
cat-right

PIDEN PARALIZAR ZABALLA

PIDEN PARALIZAR ZABALLA

LA DIPUTACIÓN VUELVE A PEDIR A LA JUEZ QUE PARALICE LA OBRA DE LA NUEVA CÁRCEL

Medio Ambiente deniega a Interior el permiso para poder utilizar la depuradora de aguas residuales de la comarca de Iruña de Oca

19.11.10 – 02:33 –

ADOLFO LORENTE a.lorente@diario-elcorreo.com | VITORIA.

Lejos de cruzarse de brazos o tirar la toalla, la Diputación sigue adelante en su particular batalla administrativa para lograr que la nueva cárcel de Zaballa, en Nanclares de la Oca, cumpla con la tramitación legal establecida, algo que los técnicos vienen denunciando desde hace más de dos años.Según ha podido saber EL CORREO, el Gabinete Agirre ha vuelto a solicitar a a la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Vitoria, Ana Zulueta, la paralización cautelar de la obra de la carretera de acceso, del abastecimiento y del colector de aguas residuales, al considerar que se vulnera el procedimiento que afecta a la declaración de los Montes de Vitoria como parque natural, enclave en el que se ubica el futuro centro penitenciario.

Este nuevo movimiento del departamento de Medio Ambiente, liderado por Mikel Mintegi, parte de un reciente auto de la citada jueza en la que se desestimaba la solicitud para detener los trabajos al considerar, entre otras cuestiones, que no se recogen los objetivos por los que la Diputación y el Gobierno vasco quieren dotar de tal protección a los Montes de Vitoria. Una teoría que los técnicos forales aseguran desmontar en un recurso de apelación basado en un escrito de diez páginas que acaban de presentarse en sede judicial. Primero, porque los objetivos existen, y segundo, porque la magistrada viene a decir que no es necesario el principio de cautela medioambiental exigido en la legislación europea y que insta a evaluar antes de ejecutar.
El auto de desestimación ahora recurrido fue desvelado por el PSE alavés el pasado día 11 a través de un comunicado en el que su secretario general, Txarli Prieto, se felicitó por la decisión, al tiempo que exigió al diputado general, Xabier Agirre, que pusiera orden en su Gobierno. También se refirió a Mintegi, al que pidió que «deje de arrastrar al Ejecutivo foral al conflicto innecesario entre instituciones, al enredo donde no tiene competencias y al gasto de dinero público en procedimientos judiciales para hacer el más absoluto de los ridículos».
Sobre «hechos consumados»
La batalla judicial viene de lejos. No hay que olvidar que el Gabinete Agirre, sigue esperando, 16 meses después, a que el Supremo decida sobre un recurso que también exige la paralización de las obras. La Diputación entiende que se vulneró la legislación vigente al no realizar entonces la evaluación conjunta de impacto ambiental, un trámite suprimido por el consejo de ministros que considera el proyecto de interés general.
Mientras tanto y en otro ejemplo de lo que Mintegi define como «una estrategia política de hechos consumados», su departamento acaba de informar «desfavorablemente» a la solicitud realizada por la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), promotora del proyecto, para conectar la nueva cárcel de Zaballa con la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de la comarca de Iruña de Oca. La instalación, propiedad de la Diputación, no fue concebida para soportar el impacto del futuro penal, que puede acoger a 2.250 personas.
Entre otros motivos, los técnicos forales advierten de que «los impacto ecológicos» en la zona serían «inasumibles». Lo que tampoco entienden es que ahora se busquen soluciones que deberían estar resueltas antes del inicio de la obra. La SIEP parece abocada a construir una nueva, lo que dilataría mucho los trámites.