Relator ONU pide cierre Audiencia Nacional.

101004 – RELATOR DE DERECHOS HUMANOS  DE LA  ONU PIDE EL CIERRE DE LA AUDIENCIA NACIONAL.  //

Y el gobierno de Zapatero responde con indignación. ¿Qué es eso de dudar sobre el caracter democrático del antiguo Tribunal de Orden Público? El Gobierno español ha remitido a la sede de Naciones Unidas en Ginebra un informe en el que rechaza las recomendaciones que hace el relator de Derechos Humanos, el finlandés Martin Scheinin, y carga contra éste, de quien asegura que sus propuestas carecen de “rigor” y “credibilidad”, al tiempo que “lamenta” que las observaciones que realiza el relator sobre España “no se correspondan con la realidad de la lucha contra el terrorismo”.

LEER ORIGINAL EN INSURGENTE.org

Martin Scheinin había cuestionado en su informe sobre España, que ha sido analizado en la 15 sesión del Consejo de Derechos Humanos que concluye hoy en Ginebra, la legalidad de la Audiencia Nacional y la incomunicación de los detenidos por terrorismo, alegando que perjudica los derechos y libertades fundamentales de estos.

Precisamente, estas demandas y sobre todo la petición de supresión de la detención incomunicada han sido expuestas históricamente por parte de la izquierda abertzale y del mundo de ETA ante los organismos de Naciones Unidas, donde las han llevado a través de organizaciones afines o que defendían sus planteamientos.

El Ejecutivo español no pasa por alto este hecho y recuerda en el informe remitido a esta última sesión de la Comisión de Derechos Humanos que no son pocas las ocasiones en las que el Relator “asume como propias opiniones, críticas y denuncias no contrastadas, ni fundamentadas, e ignora pronunciamientos firmes de órganos jurisdiccionales superiores”. Por ello, el Gobierno advierte de que el informe del Relator tiene poco “rigor y credibilidad”.

Además, y en este mismo sentido, España recuerda que “dada la preocupación” que manifiesta Martin Scheinin por el “régimen de la incomunicación en las detenciones” se le ha ofrecido la oportunidad de visitar “cuantos centros de detención” considere oportunos. Incluso, añade que se le ofreció la “oportunidad” al Relator de conocer el “escenario mortal de un atentado terrorista”, ya que una de sus visitas coincidió “tristemente” con un atentado de la banda terrorista.

EP
Tras esta exposición, el Ejecutivo español “lamenta” que, “pese al intenso diálogo” mantenido y la “total cooperación ofrecida”, algunas de las valoraciones que realiza el finlandés “no se correspondan a la realidad de la lucha contra el terrorismo, ni al sentir compartido de la sociedad española”.

En concreto y ya refiriéndose a las recomendaciones concretas, el Ejecutivo rechaza suprimir la detención incomunicada de los presuntos terroristas y argumenta que esta se lleva a efecto en España con “todas las garantías procesales”. En este sentido, aclara que su régimen legal es “sumamente restrictivo”, pues exige en todo caso “autorización judicial” mediante “resolución motivada y razonada” que debe dictarse en las primeras 24 horas de la detención, así como un control “permanente y directo” de la situación personal del detenidos por parte del juez.

Además, España recuerda que el sistema de detención incomunicada obedece a que en este país hay un “terrorismo activo” que ha causado ya “más de mil víctimas mortales” en los últimos 30 años. No obstante, explica que el Gobierno se ha comprometido a adoptar algunas medidas para reforzar las garantías, que ya se incluyeron en el plan de derechos humanos aprobado en diciembre de 2008 y que consisten en prohibir la incomunicación a los menores de edad; designar un segundo médico para que reconozca al detenido incomunicado y grabar en vídeo todo el tiempo de permanencia del detenido en instalaciones policiales.
En cuanto a la petición de suprimir la Audiencia Nacional, el Ejecutivo de Zapatero precisa que debe rechazar esta recomendación porque se basa en “aquellas valoraciones y recomendaciones del Relator que pretenden cuestionar el marco legal e institucional sobre los que se asienta la actuación de un Estado democrático en la lucha contra el terrorismo”.

Además, argumenta que el Relator hace esta recomendación “sin aportar razones que pudiesen avalar esa valoración, sin ofrecer alternativas válidas y justificadas, más allá de su opinión personal, y pasando por alto cuando no cuestionando abiertamente, la imparcialidad e independencia de los poderes del Estado, en particular de aquellos encargados de velar por la aplicación de las leyes y la protección de los derechos de los individuos”.

Ahondando en este argumento, el informe de España alega que el relator no expone cuál sería el impacto de la Audiencia Nacional en los “derechos y libertades fundamentales” de las personas a las que juzga.

En cualquier caso, España sí quiere dejar claro que la “centralización del enjuiciamiento criminal” de los delitos de terrorismo y de criminalidad organizada en un sólo órgano jurisdiccional es una “opción de política criminal legítimamente adoptada por el legislador español en pleno ejercicio de sus competencias soberanas”.

Otra de las precisiones que realiza el Ejecutivo español al informe del Relator Scheinin es la referida a la definición del delito de terrorismo y precisan que “el Gobierno español no acierta a entender qué definición internacional de delito de terrorismo sustenta la argumentación del Relator, toda vez que la comunidad internacional no ha logrado definir el delito, ni acierta a ver, tampoco, que sea el mandato del Relator proponer tal definición”.